Historia de la Objección de Conciencia: Transformando la sociedad

Por Alicia Robles Mayoral, miembro del MOC Sevilla
La objeción de conciencia al servicio militar surge como tal en cuanto éste se convierte en obligatorio para el ciudadano. Esto sucede, sobre todo a partir de las guerras napoleónicas, cuando se forman en Europa los grandes ejércitos nacionales por el reclutamiento. Sin embargo la negativa a participar en el ejército y la crítica a lo militar, como bases del hecho concreto de la objeción, tienen una larga historia, comenzando por actos más o menos individuales hasta convertirse en una lucha política colectiva y organizada.

El primer caso de Objeción de Conciencia (O.C.) se produjo en España en 1958 por motivos religiosos; los testigos de Jehová fueron los primeros objetores procesados por un delito de desobediencia con penas de seis meses a seis años de prisión, una vez cumplida se les volvía a llamar a filas, si se negaban eran nuevamente condenados, a esto se le llamó la condena en cadena.

Las primeras voces que abogan por no hacer la O.C. surgen en la Comunidad del Arca, en un campamento en 1967 se hablará de la O.C. desde planteamientos noviolentos, organizando un envío de cartas al Ministerio de Defensa pidiendo el reconocimiento de una alternativa de un Sistema Civil (S.C).

En 1970 se presenta el primer proyecto de Ley de Objeción de Conciencia (L.O.C.) en las cortes; la comisión de Defensa Nacional lo consideró como un atentado a la conciencia nacional, oyéndose comentarios cómo éste:

«el Señor García Bravo Ferrer, médico militar y procurador familiar por Sevilla, presentó una enmienda invoque en la cual solicitaba "tratamiento psiquiátrico para los objetores", ya que según él "la mayoría son gente trastocada, paranoica, a la cual no conviene contrariar para evitar el lógio enfurecimiento..."»

1. EL COMIENZO DE LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA. ANTIMILITARISMO Y NOVIOLENCIA.

En 1971 Pepe Beunza se declara objetor por motivos noviolentos, su caso transciende a la opinión pública despertando amplios grupos de apoyo a nivel estatal e internacional. La campaña tuvo eco en algunos países europeos, como la marcha desde Ginebra a la cárcel de Valencia. Es en éste mismo año cuando se presenta el 2º proyecto de L.O.C., en este caso será el gobierno el que lo retira para evitar problemas.

En 1973 se reforma el código de justicia militar incluyendo la pena de 3 a 4 años por la negativa a la prestación del servicio militar obligatorio (S.M.O), de este modo se pone fin a las condenas en cadena que habían sufrido los objetores hasta que quedaran exentos del servicio militar.

En 1974 se pone en marcha el proyecto de un "Voluntariado para el Desarrollo" diseñado por Pepe Beunza y Gonzalo Arias, que propone: aquellos jóvenes que realicen 2 años de este voluntariado quedaran exentos del SMO; a pesar de que 1.200 objetores firmaron para realizarlo el gobierno se limitó a confirmar que lo había recibido.

En 1975, cinco jóvenes ponen en práctica el servicio civil durante más de seis meses y de forma colectiva y pedagógica haciendo prácticas de tipo social. Ese mismo año hacen pública su situación de objetores, mes y medio después fueron detenidos.

En 1.958 y 1976 pasaron por prisión 285 objetores, las condenas sumaban 3.218 años, fueron cumplidos 1.904 años.

En 1976 la amnistía a presos políticos pone en libertad a los objetores de conciencia encarcelados, sin embargo la objeción sigue sin reconocerse y no hay garantías de que no vayan a ser detenidos nuevos objetores. Este mismo año hay un intento de solución por la aprobación de un Real Decreto sobre Objeción de Conciencia por motivos religiosos que impone un Servicio Cívico de 3 años de duración; decreto rechazado por los objetores, hasta que no saliese una regularización, la objeción de conciencia ha de ser reconocida antes, durante y después del servicio militar, sin que para ello sea necesario exponer motivos.

En 1977 el Ministerio de Defensa aprueba la orden interna en la que se otorga la situación de "incorporación aplazada" a aquellos que al incorporarse se declarasen objetores de conciencia y hasta tanto se regulase legalmente la misma. Aún así continúan las detenciones, sobre todo para los que se declaran objetores dentro del cuartel.

2. I CONGRESO DEL MOC.

Es también en 1977 cuando se constituye el Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC), oponiéndose a toda conscripción (civil y militar). Se abandonó el trabajo de los Servicios Sociales ya que estos fueron perdiendo su carácter reivindicativo poco a poco se amplió el campo de lucha antimilitarista y noviolenta. En el Congreso que tuvo lugar en Landa (Alava) en verano del 79 se redacta el manifiesto ideológico del Movimiento de Objeción de Conciencia:

  • El MOC se declara antimilitarista, por lo tanto no puede asumir la L.O.C.
  • Asume la estrategia noviolenta y propone frente al militarismo otros modelos de defensa basados en la noviolencia.
  • Se opone al Servicio Civil y Militar como forma de no cooperación al ejército.

En 1978 se empezarán a crear grupos de Acción Directa Noviolenta, como la GANVA en Barcelona, que introduce ideas antimilitaristas mediante una campaña contra el ingreso a la OTAN y las bases militares.

Ante la amenaza de aprobación de la ley por el PSOE en 1983 el MOC se fortalece y se hace firme el objetivo de ABOLICIÓN DE LA CONSCRIPCIÓN, rechazo a la Prestación Sustitutoria al Servicio Militar, ganando fuerza la estrategia de Insumisión.

En 1980 se presenta un nuevo intento de L.O.C. redactado por la UCD, el texto es limitado, será mandado dos años después.

El MOC lo rechaza y manda su respuesta; hace doce puntos básicos que debe de contemplar la Ley de Objeción , si esto no se aceptase el MOC responderá con la insumisión.

3. TRABAJANDO HACIA LA INSUMISIÓN.

La coordinación estatal que ya existía asume un nuevo objetivo: el de excarcelar a los presos y boicotear el Decreto Ley; ésta postura no fue asumida por todo el mundo; muchas personas no se quedaban en la lucha antirrepresiva del Servicio Civil impuesto, sino que ya se barajaba la posibilidad de desobedecer a la ley. No había consenso.

En 1984 se crea la coordinación anti-mili y mili kk, con una campaña únicamente dirigida a la abolición del Sistema Militar Obligatorio. Será en este año cuando el MOC haga una crítica profunda de acabar con el militarismo en la concepción global del término. Pretendiendo no solo la desaparición del ejército, previa eliminación del Sistema Militar, sino además poner en pie una nueva sociedad en la que poder (todas las formas de poder o dominación) no esté separado de la sociedad, en la que la democracia y la autogestión a todos los niveles sean términos equivalentes. Y por otro, la objeción de conciencia, así entendida, hace suyos, e introduce con especial énfasis en su ideario, el feminismo y el ecologismo.

Se podría decir que ya existe un consenso sobre la insumisión, se constata en una asamblea estatal donde se llegan a los siguientes acuerdos:

  1. Rechazo de Ley y de la Prestación Sustitutoria al Servicio Militar.
  2. Declaración colectiva de objetores al Consejo Nacional de Objeción de Conciencia.
  3. Necesidad de debatir a fondo sobre el Servicio Civil autogestionado.

En 1985 se llevan a cabo las acciones mas masivas contra el sorteo de mozos. Se crea la Asociación de Objetores de Conciencia (AOC), que opta reformar la ley de Objeción de Conciencia (LOC) desde dentro, ya que desconfía de la capacidad de lucha de los objetores.

En 1986 aumenta el número de objetores sobrevenidos, Xabier Roca objetor encarcelado queda en libertad pocos días antes del Consejo de Guerra por deserción. Tiene lugar en Madrid el II Congreso del MOC, estableciendo que la lucha del movimiento será noviolenta en sus acciones directas, no cooperación y desobediencia civil, pronunciándose por la abolición total de la conscripción, ya sea militar o civil. El MOC se define como:

«Un movimiento político, radical y alternativo, dedicado específicamente al trabajo antimilitarista, y que participa solidariamente del desarrollo común de otras luchas revolucionarias»

4. 1986 LA LUCHA CONTINUA.

El MOC inicia junto a otros colectivos dos de las campañas mas fuertes para conseguir la libertad de objetores encarcelados. Estas campañas sirvieron de aprendizaje de cara a la campaña de Insumisión, configurando los antecedentes que han servido de ejemplo para el trabajo que los grupos antimilitaristas están llevando a cabo en la actualidad.

En 1987 el Tribunal Constitucional se pronuncia sobre el recurso que presentó el defensor del pueblo en 1985 sobre la cuestión de inconstitucionalidad planteada por la Audiencia Nacional:

  • La objeción es un derecho fundamental, no constitucional.
  • La condición de objetor la otorga el Consejo Nacional de Objeción de Conciencia (CNOC).
  • Penaliza al objetor con un servicio sustitutorio, la duración del cual puede ser el doble del SMO.

El MOC junto a otros colectivos antimilitaristas, manifiestan la intención de desobedecer la Ley de Objeción de Conciencia, elabora un manifiesto crítica a la Prestación Sustitutoria al Servicio Militar Obligatorio (P.S.S.M).

5. 1988 INSUMISIÓN.

Es entonces cuando el PSOE se avecina el problema de acumulación de objetores, y de la falta de presupuesto para llevar a cabo la PSSM. Así opta por la amnistía a 22.000 objetores disfrazándola de un discurso sobre la preocupación hacia los objetores y la indefensión legal que han sufrido aunque lo único que se pretendía era dispersar y paralizar a la gente, de hecho aún sigue habiendo presos (insumisos) sin que exista ninguna preocupación por su parte; ha esta amnistía se le responde, con la reobjeción que consistía en que aquellos objetores amnistiados pedían la condición de militar para volver a desobedecer y hacer pública su denuncia.

En 1989, se efectúa la primera presentación de objetores-insumisos a la mili, ante los jueces militares. Cincuenta y siete objetores serán condenados, nueve encarcelados. Se celebrarán los dos primeros Consejos de Guerra a dos objetores que reclaman su condición de civiles.

En 1991, en Albacete, se condenó a dos años, cuatro meses y un día a seis insumisos juzgados por negarse a realizar la Prestación Sustitutoria al Servicio Militar en el INSERSO.

El Movimiento de Objeción de Conciencia y antimilitarista con más de una década de historia ha optado decididamente por la desobediencia al Estado. Después de un largo camino, la insumisión es una estrategia real de lucha antimilitarista, que transforma y conciencia, prueba de ello son los más de 13.000 insumisos que existen en el Estado Español, 300 de ellos encarcelados y el movimiento creado por hombres y mujeres que apuestan por la desobediencia como mecanismo de transformación y de lucha noviolenta.

Siguiente »

¿Quiénes somos?