XVIII Marcha a Rota. NO A LA GUERRA, NO EN NUESTRO NOMBRE.

Domingo 30 de marzo de 2003.

Domingo, 30 de Marzo de 2003. 12:00 Parque de Calderón (Puerto de Santamaría-Cádiz).

- 24-29 de Marzo. Exposición de carteles y folletos de las XVIII marchas en Casa de la Paz de Sevilla.
- Convocatoria, Manifiesto y Cartel.

XVIII MARCHA A ROTA OTAN NO, BASES FUERA

Con el uso de la fuerza militar no se resuelven los conflictos, ni se construye la paz. La guerra no resuelve los problemas, sino que los multiplica.

Sin embargo, el mundo de hoy, lejos de avanzar hacia la paz, se ha vuelto más peligroso, más inseguro, más inestable. En ello han tenido mucho que ver las políticas de saqueo y rapiña aplicadas por los países ricos, especialmente por EEUU. Basta con echarle un vistazo a su currículum: este país posee el récord de guerras realizadas en el siglo XX, ha hecho cosas tan odiosas como respaldar y armar a sanguinarios dictadores, practicar el terrorismo a través de la CIA, experimentar y usar todo tipo de armas perversas, lanzar la bomba atómica, dejar de respetar tratados internacionales, etc...

Con la excusa de que el mundo será más seguro si hace la guerra preventiva, si golpea primero, ha emprendido una escalada belicista rabiosa para defender sus intereses y dominar el mundo, que amenaza la seguridad y la paz internacional. Para ello planea crear la primera dictadura global que le permita ser juez y parte, dictar la ley y castigar a quienes se opongan.

Ellos satanizan, acusan, montan las pruebas, juzgan, sentencian y ejecutan. Como en Irak, apropiándose indebidamente de las funciones de las Naciones Unidas y haciendo añicos su sistema de seguridad colectiva. Reavivan la amenaza nuclear, están permanentemente en pie de guerra, desprecian los derechos humanos y los de las demás naciones.

Andalucía no se puede callar y ser cómplice cuando en nuestro territorio se encuentra una de las bases militares más importantes de EEUU en Europa, de la cual partirán armas de destrucción masiva que serán utilizadas sobre la población iraquí, todo con el consentimiento del gobierno español.

Es el momento de decir que no lo hacen con el respaldo y la complicidad de l@s andaluces y andaluzas, que no queremos ni bases ni tratados bilaterales militares, y que no nos pueden seguir engañando diciendo que la seguridad y la defensa vienen acompañadas de la militarización del territorio, de la economía y de las personas.

La paz es demasiado seria e importante como para abandonarla en manos de militares profesionales y de gobiernos lacayos. Ya vemos la peligrosa situación a la que se ha llegado con su gestión. Es hora de que el pueblo recupere la iniciativa. Es lo único que puede pararles. No hay caminos para la paz, la paz es el camino. La guerra para imponer la paz es una gran mentira. La historia ya nos ha enseñado cuales son las nefastas consecuencias de la guerra. Estamos convencidos de que otro mundo (en paz, más humano, más justo, más solidario, que extinga la locura de la guerra) es posible.

Es hora de probar otros caminos. Te esperamos.

NO A LA GUERRA, NO EN NUESTRO NOMBRE

DOMINGO, 30 DE MARZO DE 2003 12:00 PARQUE DE CALDERÓN (PUERTO DE SANTAMARÍA-CÁDIZ)


MANIFIESTO XVIII Marcha a Rota (30 de marzo 2003)

¡Saludos antimilitaristas a todas las compañeras y compañeros aquí presentes, especialmente a quienes han venido desde la otra orilla del Estrecho y del Guadiana!

De nuevo nos encontramos frente a esta base militar de Rota, renovando y recreando una larga lucha, llena de avances y retrocesos, pero que siempre ha mantenido vivo un espíritu de resistencia a esta usurpación de nuestra tierra que da cobijo a esta fábrica de muerte. Fábrica de muerte nacida del acuerdo de 1953 entre el imperio de Estados Unidos y la cruel dictadura fascista. ¡Qué ironía de la historia que hoy se hable, desde la mentira, de utilizar esta base militar contra el dictador Sadam Hussein, una base que nació del acuerdo con un dictador de tan cruel catadura, como Franco!

Desde la lucha contra las bases yanquis en nuestro territorio, pasando por la lucha contra la entrada de España en la OTAN, siguiendo por la desmilitarización y reconversión en usos civiles de la base, y por la denuncia de su implicación directa en intervenciones militares contra Libia, Serbia e Irak, la Marcha a Rota ha estado implicada en los distintos movimientos que en los últimos decenios han ido respondiendo a la militarización de nuestra sociedad y a las continuas guerras a las que los gobernantes del mundo y sus satélites someten a la humanidad.

Por ello, cada año la Marcha a Rota cobra más sentido, más identidad, más claridad en sus objetivos. Hoy, con total evidencia, la participación de esta base en el mecanismo de guerra contra Irak, hace imprescindible la denuncia pública de su existencia y la necesidad de su desmantelamiento. Porque hoy su denuncia está intimamente unida al ¡NO A LA GUERRA! que millones de personas en todo el mundo están gritando en las calles. Un NO a esa guerra permanente a la que nos quieren someter.

Guerra que surge y nace

en el hambre, la miseria y la explotación, esa guerra del hambre que mata diariamente personas, desde niños a ancianos, que no respeta la vida de los pobres porque la seguridad de los ricos está por encima de la vida humana...

Guerra que surge y nace

de un mundo donde la riqueza se concentra en un puñado de personas y países mientras que la mayoría de la humanidad se ve sometida a la pobreza y la explotación. Guerra que nace de un mundo en que 4 o 5 países se apoderaron de los continentes más extensos y ricos (América, Asia y África), sometiéndolos primero al colonialismo y después imponiendo dictaduras y gobiernos títeres, sembrando la división y los enfrentamientos entre los pueblos. Hoy que están presentes compañeros marroquíes y portugueses, tenemos que recordar la utilización de gases tóxicos por la aviación del Ejército español sobre las montañas del Rif como hoy está ocurriendo sobre el pueblo iraquí. Hasta hora ningún gobierno español ha cumplido con su deber moral de pedir disculpas e indemnizar por los daños causados. También recordar las guerras coloniales que los gobiernos portugueses llevaron contra los pueblos angoleño y de Mozambique, que motivaron, otro hecho importante a recordar, la respuesta del pueblo portugués con la Revolución de los claveles. Hoy unidos ciudadanas y ciudadanos de Marruecos y la Península Ibérica expresamos nuestro rechazo a la política de nuestros gobiernos y nuestra lucha común contra la guerra.

Guerra que surge y nace

del apoyo continuado por parte de Estados Unidos y Europa a las dictaduras del mundo, desde Pinochet en Chile a Suharto en Indonesia, desde Hassan II al appartheid sudafricano, desde Pakistán a Guatemala y El Salvador, desde África a Arabia Saudí, desde Colombia a Palestina y, por desgracia, un largo etcétera. Hoy se trata de quitar a un dictador que no se somete suficientemente y mantener al resto que se presta a compartir beneficios y a someter a sus pueblos.

Guerra que surge un nace

de la manipulación ideológica, del clima de miedo irracional que se inyecta en las mentes. La seguridad pasa a ser la justificación del aumento de los presupuestos militares y de la reducción de los presupuestos sociales, del crecimiento de los aparatos represivos y de seguridad con el consiguiente aumento de la violencia, creando más inseguridad, mas miedo, mas conservadurismo. Mantener a la población en un permanente estado de miedo mientras llevan a cabo sus guerras terroristas. ¿Quién puede creer el invento publicitario de que Sadam Hussein representa una amenaza para la humanidad? Todos y todas sabemos quienes tienen armas de destrucción masiva, donde están, frente a nosotras, ahí, en la base de Rota, ahí está la amenaza, el miedo al que debemos responder con conciencia y movilización. Espeluznante resulta el anuncio de la ultima bomba creada que se exhibe públicamente, sin ninguna vergüenza, prediciendo que se va a experimentar con personas vivas y reales, con el pueblo iraquí.

Guerra que surge y nace,

de una manera evidente y abierta, en la utilización de los ejércitos, en el uso de la maquinaria militar para conquistar riquezas, para quitar y poner dictadores, para someter a los pueblos. Y parte de esa maquinaria, es la base militar de Rota, monstruo que crece, cada vez más amenazante, con más capacidad de destrucción. Esta base cumple una función esencial en esta guerra, desde sus pistas sus aviones conducen los suministros militares, el avituallamiento, la munición y los soldados para llevar la muerte a través del aire. Sus sistemas de vigilancia y control conducirán sus bombas a sus objetivos.

Y aquí se concreta y toma forma el objetivo de esta Marcha: PARAR LA GUERRA, INTENTAR DETENER ESA MAQUINARIA DE MUERTE. Hoy no sólo en Rota se expresa la resistencia a la guerra, también en Bétera (Valencia) se expresa la Campaña Ciudadana contra la base de la OTAN, convocando una Jornada de Inspecciones a la base de Bétera, también en Zaragoza y los días 5 y 6 de abril en otros puntos del planeta, acciones civiles se han introducido en numerosas bases norteamericanas y británicas de todo el mundo. Activistas antimilitaristas han bloqueado suministros bélicos en Italia, Bélgica, Gran Bretaña, Alemania y Turquía entre otros países. Activistas irlandeses han logrado que la aviación norteamericana no pueda utilizar la base de Shannon.

Parar esta guerra,

cuyo objetivo es reforzar el poder industrial-militar y el control de las materias primas, aumentar la desestructuración social, económica y humana del pueblo iraquí, pasando de manos del dictador Sadam a la dictadura que imponga el capital. Guerra a la que se está prestando nuestro gobierno del PP, elevando su nivel de complicidad, ocupando el papel de coejecutor comparsa de primera fila, en esa representación del Gobierno de Estados Unidos, tratando de manipular aún más el Consejo de Seguridad de la ONU, pero dejando bien claro que no les importa lo que piensen los demás, que harán lo que quieran, con ONU o sin ONU.

Parar esta guerra

significa dar contenido al NO A LA GUERRA, sentirnos, ahora y aquí, en Rota,parte de ese movimiento global contra la guerra que se desarrolla en todos los pueblos del mundo, de esa resistencia global contra la guerra. Hay una impresionante oposición a la guerra y un rechazo creciente de los gobernantes que la están imponiendo. Potenciar esa resistencia que se expresa con múltiples formas y propuestas, desde la huelga general contra la guerra hasta la desobediencia civil, potenciar el rechazo de una ideología militarista, que intenta legitimar la guerra, debe ser el sentido coherente de esta Marcha.

La Marcha a Rota, uno de los lugares que participan en la guerra contra Irak, es un referente histórico de la lucha por la paz. La guerra es un crimen contra la humanidad. Por ello, reafirmemos aquí nuestro compromiso a no dar apoyo a ninguna guerra y a luchar por la eliminación de todas sus causas.

OTAN NO, BASES FUERA NO A LA GUERRA SÍ A LA PAZ CON JUSTICIA

Imágenes

Siguiente »

Peligro virus Militar. Contra el día de las Fuerzas Armadas en Sevilla.

« Anterior

Carteles de las XXII Marchas a Rota

Artículos relacionados