Manifestantes ucranianas se encaran a la policía con espejos

Fuente: @TheBlogPirate (Twitter)
Viernes 21 de febrero de 2014.

Invitaban a los policías a mirarse en él para que pudieran sentirse y saberse personas. Confiaban en este gesto (¡y qué gesto!) para convertirlos en seres humanos, salvándoles de su papel de represores despersonalizados. Tan fuertes son que acudieron con un utensilio que, si las cosas van mal dadas, puede convertirse en un arma cortante y peligrosísima contra ellas mismas. No les importó: siguiendo el hilo de las Mujeres de Negro, de las Madres y de las Abuelas de la plaza de Mayo, de sus orgullosas compatriotas, a estos otros modos de hacer femeninos le sumaban el simple y cotidiano gesto de mirarse al espejo. Universalizaban el gesto de mirarse en él y ver, de paso, si te soportas, si puedes aguantarte la mirada cuando lo miras de frente. Si quieren ver alguna otra forma femenina más: baile protesta sobre la ’tumba’ de Queipo de Llano; varias mujeres intentan inscribir sus cuerpos en el Registro de la Propiedad; miles de personas se manifiestan en Madrid con ruda y perejil contra la ley de Gallardón.

Este blog también está disponible en catalán: Quan les dones es manifesten

Siguiente »

Serbia: ¡Defendamos y protejamos a las defensoras de los derechos!

« Anterior

25 de Noviembre. Mujeres diversas contra las violencias patriarcales

Artículos relacionados