Orígenes

Cuando por primera vez centenares de mujeres salieron a la calle, todas vestidas de negro, manifestando así su horror y repulsa a una masacre perpetrada contra su pueblo, apareció un nuevo puente en la lucha de las mujeres contra la violencia fomentada por los valores militaristas y patriarcales.

Eran mujeres de Constantina en la Argelia ocupada por Francia, mujeres que a diario sufren la violencia y asesinatos, el doble crimen que amenaza a todas las mujeres en países en conflicto. Al unirse vestidas de negro -tradicionalmente símbolo de dolor en muchas culturas-, desafiaron a la violencia sufrida hasta ahora en el silencio y el aislamiento que viven las mujeres, apartadas en un papel de esposa, madre o hija de ..."víctimas indefensas". Crearon el puente de unión entre la vida privada y pública, el camino para decidir sobre nuestro presente y nuestro futuro.

En 1987 mujeres del Estado de Israel que se opusieron a la ocupación de los territorios palestinos, adoptaron el nombre Mujeres de Negro. Desde entonces, en diferentes lugares del mundo han ido multiplicándose puentes construidos por un amplio movimiento de mujeres feministas y pacifistas. Otro gran impulso se dio con Mujeres de Negro en la antigua Yugoslavia, con quienes se creó una Red Internacional de Mujeres contra la Guerra.

Las guerras no cesan, y el fomentar valores y mentalidades a través de miedos para justificarlas o estimular el fatalismo, tampoco. Pero, el movimiento feministas antimilitarista de la noviolencia va dejando sus semillas, y redes de solidaridad van surgiendo en varios campos de nuestras vidas. Las imágenes de las mujeres llorando a sus hijos "heroicos" que se van a la guerra, o de las víctimas pasivas "del enemigo", van desapareciendo a favor de la denuncia de los crímenes que sufren. Nuestras voces se levantan, nuestros silencios contra el dolor se oyen, y se van creando puentes entre lo privado y público, entre los tiempos de paz y de guerra para erradicar las raíces de la violencia militarista propia de nuestra sociedad patriarcal.

"Alguna gente piensa que las mujeres son hostiles a la guerra por naturaleza. Están en un error. Sólo las mujeres... que han sido capaces de educarse a si mismas en una conciencia social, que han tenido las fuerzas de no dejarse fascinar por las instituciones con centenares de años, encuentran energías para oponerse a ellas". (Berta V. Suttner en 1914)

Siguiente »

¿Quienes somos?

« Anterior

Actividades