Día de las Fuerzas Armadas: ¿Hay algo que celebrar?

Organizaciones de izquierda, sindicales, ecologistas y pacifistas critican los actos que presiden hoy los reyes en Sevilla y consideran desproporcionado y fuera de lugar el gasto, el despliegue de medios y sus fines propagandísticos.
Viernes 31 de mayo de 2019

Público. Por Santiago F. Reviejo.

Sevilla lleva varios días tomada por las fuerzas armadas. Podría ser el comienzo de un parte de guerra o de la declaración de un alzamiento militar, pero se trata tan sólo de una celebración, dicen. En la capital de Andalucía se festeja hoy sábado el Día de las Fuerzas Armadas con la asistencia de los reyes de España, que presidirán el desfile por tierra, aire y río –mar no hay de momento en Sevilla- de más de 2.000 efectivos, 200 vehículos, 84 aeronaves, 4 barcos y un submarino, suficiente para montar una escaramuza.

La razón de tal despliegue es la conmemoración del 30 aniversario de la primera participación de las fuerzas armadas española en operaciones en el extranjero, para lo cual se ha escogido como lema: "30 años defendiendo la paz en el mundo". Y la ciudad lo ha notado. Los ensayos previos al desfile de hoy han provocado cortes de calles, cambios en el recorrido de líneas de autobuses, atascos, demoras en las llegadas al trabajo y retrasos también de una veintena de vuelos civiles en el aeropuerto a causa de las pruebas de los aviones militares, los mismos que están causando ruido, mucho ruido en sus vuelos bajos sobre la capital que llegan a estremecerte. Hay vecinos que se han quejado de todas estas molestias en programas de radio local, pero también son multitud los que están encantados con el listado de actos que se ha organizado en torno a este día a los que dedican páginas y páginas los periódicos de la ciudad: exposiciones de diverso material militar, cruzar el río por un puente hecho con barcazas, concierto de bandas castrenses, acrobacias aéreas…

Y el alcalde, Juan Espadas, del PSOE, se ha puesto a la cabeza de la entrega de la ciudad a esta conmemoración militar. En su cuenta de Twitter decía ayer: "La primera jornada de actos de las Fuerzas Armadas en Sevilla nos ha dejado imágenes únicas en el río. Y como siempre una gran respuesta de sevillanos y sevillanas que han acompañado las demostraciones y exhibiciones".

"Hay vecinos que se han quejado de todas estas molestias en programas de radio local, pero también son multitud los que están encantados con el listado de actos".

No toda la ciudad piensa lo mismo, claro. No se tiene noticia de que se haya organizado algún tipo de protesta contra esta celebración, pero sí que hay diversas formaciones políticas, sindicales, ecologistas, pacifistas y antimilitaristas andaluzas que consideran esta conmemoración fuera de lugar y desproporcionada.

"Nosotros no estamos contra los militares como personas, como trabajadores, sino contra el sistema que los utiliza", asegura Juan José Ruiz.

Juan José Ruiz, del sindicato Ustea, una de las organizaciones con mayor representación en la enseñanza pública en Andalucía, piensa que este tipo de celebraciones no son de lo más adecuado para la educación del alumnado escolar que acostumbra a ser llevado a exposiciones y exhibiciones de las fuerzas armadas como las que se han organizado estos días en Sevilla. "Ningún ejército defiende la paz. Nosotros no estamos contra los militares como personas, como trabajadores, sino contra el sistema que los utiliza", explica este profesor.

El sindicato Ustea ha puesto en marcha una campaña contra la militarización en los centros escolares, contra las visitas organizadas a las bases de Rota, en Cádiz, o al cuartel de la Legión en Almería, porque entiende que ese tipo de actividades no es beneficioso para la educación de niños y niñas. "A los chavales se les habla de un ejército que es mentira, de misiones humanitarias en las que también tienes que disparar contra la población si eres atacado… Queremos que se vea todo lo que hay detrás, las consecuencias, lo que se quita de invertir en educación, en sanidad por dedicarlo a gastos militares. Mientras que aquí se hacen recortes brutales en la enseñanza pública no se puede soportar un gasto militar gigantesco", subraya Juan José Ruiz. Unos legionarios muestran unos ejercicios con fusiles durante la Exposición Estática de Material de las Fuerzas Armadas (FAS) en el Parque de María Luisa de Sevilla. EFE

Unos legionarios muestran unos ejercicios con fusiles durante la Exposición Estática de Material de las Fuerzas Armadas (FAS) en el Parque de María Luisa de Sevilla. EFE

En el ámbito político las críticas llegan desde Participa Sevilla, que se ha presentado en las pasadas elecciones municipales con Izquierda Unida, Podemos, Equo y otras formaciones Su concejal en funciones Julián Moreno reprocha, por un lado, el desembolso de dinero público que supone la organización de unos actos en los que sólo una hora de vuelo de un caza puede generar un gasto de varios miles de euros en combustible, y eso además, subraya, "en una ciudad que tiene seis de los quince barrios más pobres de España", según el Instituto Nacional de Estadística.

"No es necesario una celebración de tal magnitud. Se pueden hacer las cosas de otra manera", sostiene Julián Moreno, quien también critica un "desmedido uso del espacio público" de Sevilla, que se ha hecho –dice- sin haber informado, además, desde el Ayuntamiento de los cambios en la movilidad y de los cortes de calles, que han molestado mucho también al sector del taxi. Y otra cosa importante, añade el concejal de Participa: "Ésta es una tierra de paz y solidaridad y nos preocupa que se eduque sólo en la guerra".

También Cristóbal Orellana, de Ecologistas en Acción, se muestra absolutamente en contra de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. "Nos parece un show, un espectáculo. Todo esto es una barbaridad". Y mitad en broma, mitad en serio lanza una advertencia sobre los objetivos de los fastos que tienen ocupada a Sevilla: "Van a bombardear ideológicamente a la población con intensidad".

"Nos parece un show, un espectáculo. Todo esto es una barbaridad", declara Cristóbal Orellana.

No en vano, Orellana, miembro también del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) que luchó contra el servicio militar obligatorio en los años ochenta y noventa, cree que no es baladí que se haya elegido Sevilla para una celebración de esta magnitud, ya que –señala- es la capital de la comunidad "más militarizada" de la Unión Europea, con dos bases compartidas con EEUU, Rota y Morón, varios destacamentos de la Legión y las circunstancias geoestratégicas que suponen Gibraltar y la frontera sur europea con África. "Todo esto que se ha organizado viene a intensificar un proceso que Andalucía rechaza".

Este integrante de Ecologistas en Acción se lleva las manos a la cabeza al ver el despliegue publicitario y de efectivos que se ha hecho en la capital andaluza, "una locura militarista en estado puro" –dice-, que responde a los intereses de unas fuerzas armadas que actúan en el exterior bajo el mando de la OTAN. "Parece increíble que puedan celebrar eso, un estado de guerra permanente que venden como si fuera la vía para la paz, cuando la Constitución dice que su papel es defender nuestras fronteras", se lamenta Cristóbal Orellana.

Una organización antimilitarista y feminista como Mujeres de Negro también ha puesto el grito en el cielo. "A mí me alucina, me irrita, que se sigan haciendo este tipo de desfiles para convencer a la población de que hay que gastar en armamento", dice Sofía Segura, madre de un insumiso condenado a prisión por un juzgado militar tras desertar del ejército en 1997, aunque nunca llegó a entrar en la cárcel.

A Sofía Segura le parece que este tipo de celebraciones retrotraen en el tiempo a nuestro país, en vez de apostar por avanzar en la solución de los conflictos a través de la vía del consenso y el diálogo. Esta portavoz de Mujeres de Negro, que vivió por su hijo la efervescencia y empuje de la lucha antimilitarista en España en décadas pasadas, echa de menos ahora ese arrojo en las nuevas generaciones. "En su momento hicieron una apuesta preciosa, valiente, que trajo sus frutos. Quizás hoy tendría que haber una apuesta más práctica, no sólo teórica en este terrreno".

Lo cierto es que una celebración del Día de las Fuerzas Armadas como la que hoy acoge Sevilla se hubiera encontrado en los años noventa con una importante respuesta en la calle del movimiento antimilitarista. La última movilización que se ha registrado en este ámbito es el encadenamiento el pasado miércoles de una veintena de activistas en contra del gasto militar en la puerta de la Feria Internacional de Defensa que ha tenido lugar en Madrid.

"A mí me alucina, me irrita, que se sigan haciendo este tipo de desfiles para convencer a la población de que hay que gastar en armamento", dice Sofía Segura.


Rechazo absoluto al Día de las Fuerzas Armadas en Sevilla

Jueves 30 de mayo de 2019

Blog Noviolencia ética y política. Por Cristóbal Orellana González

Ya están en Sevilla los efectivos militares organizando "su fiesta", porque de los andaluces y de las andaluzas desde luego que no lo es. Las guerras y la violencia son acontecimientos absolutamente opuestos al espíritu y a la cultura de Andalucía, mucho más identificada a los símbolos de vida, de naturaleza, de encuentro solidario, de alegría, de celebración de la luz, de gusto por la fiesta, de humanidad, de Paz. El espíritu y la cultura de Andalucía tienen poco o nada que ver, por mucho que se empeñe el estado español y sus intereses bélicos, en la celebración de la fuerza militar.

Pero es cierto que en Andalucía el proceso de militarización que se sufre, desde el siglo XVIII hasta nuestros días, e incluso desde más atrás en el tiempo, ha logrado producir algún impacto negativo en nuestra forma solidaria, pacífica y especialmente amigable de vivir y de resolver los conflictos. Aún así, la bestial militarización, hoy escudo antimisiles, ampliación de las bases, barcos nucleares, industrias militares, etc., será siempre vista con recelo y miedo por los andaluces y andaluzas. Otra cosa es que la necesidad de trabajo haga a muchos sindicatos, por ejemplo, cerrar el pico...

- EL ENGAÑOSO VÍDEO GUBERNAMENTAL SOBRE EL "HUMANITARISMO" DE LAS INTERVENCIONES MILITARES ESPAÑOLAS EN "EL EXTERIOR": https://www.youtube.com/watch?v=ZCe...
- PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES EN SEVILLA: https://www.lavanguardia.com/local/... https://www.diariodesevilla.es/sevi...

- APOYO MUNICIPAL (PSOE) A LA CELEBRACIÓN MILITAR: https://www.sevilla.org/actualidad/...

Encima, en el colmo de los colmos, mediante un adoctrinamiento casposo y poco democrático, nos quieren convencer este año de que las "misiones en el exterior" del ejército español son legítimas, buenas, justas, legales, políticamente razonables, "garantías de la paz en el mundo"...

Ni una palabra nos dirán acerca del coste económico de esas "misiones en el exterior", ni una palabra sobre qué resultados a favor de la Paz consiguen esos despliegues militares permanentes de la mano, por ejemplo, de la OTAN... ni una palabra sobre cuánto dinero nos obligan a despilfarrar para pagar el coste de esta "fiesta".

A Sevilla le toca aguantar la policialización de las mentes de los niños, que sufren aparatosas exhibiciones de poder para inculcarles el sentido del “orden social” a base de coerción, control, medidas punitivas, cárcel, vigilancia... https://www.diariodesevilla.es/sevi...

A Sevilla le toca también construir tanques y blindados en Alcalá de Guadaíra (véase el aumento de los gastos militares del presupuesto 2018 en: https://www.elsaltodiario.com/indus...), y aviones de guerra para media Europa (los A400M) con todas las flores y bendiciones de un gobierno andaluz (PP y PSOE lo mismo es) que hace mucho tiempo perdió de vista -o ni recuerda- lo que dice el Estatuto de Andalucía en relación con el fomento de la paz y la solidaridad entre países.

A Sevilla le toca el sábado padecer esta "celebración" militar... Qué triste, qué infumable, que deprimente, que inaceptable toda esta parafernalia del gobierno español que se empeña en aventurarnos por los caminos del más descarado militarismo en vez de por los caminos de la Paz y la Cooperación Internacional. Vergonzoso sobre todo en una Andalucía que quiere seguir siendo una cultura de Paz por muchas bases militares que nos impongan Franco, Susana Díaz o quien sea.

============= DE LO QUE NO NOS HABLA EL GOBIERNO:

- Las familias del YAK-42 expresan su protesta y no participan en el Día de las FAS: https://www.publico.es/espana/defen...

- Coste del Día de las FAS en 2018: https://www.publico.es/espana/gasto...

- El gobierno dedica este Día de las FAS a las 173 militares fallecidos en misiones exteriores: https://www.publico.es/espana/fuerz...

- La protesta radical de la tropa y marinería de los ejércitos españoles (los cuales no parecen tener mucho que celebrar): https://blogs.publico.es/dominiopub...


Tres activistas kurdas asesinadas por la policía en Turquía

Un tremendo dolor ante el horror de asesinatos belicitas contra mujeres Kurdas
Lunes 4 de enero de 2016

Las guerras territoriales, genocidas, de expansión, de exterminio…. Todas las guerras forman parte esencial de todo poder patriarcal en busca de hegemonía absoluta. El sexismo, la tortura, la violación, el rapto, el asesinato de mujeres, forman parte ellos de sus tácticas de terror para dominar.

Fuentes 1 2

Josefina L. Martínez/Resumen Medio Oriente/La Izquierda Diario, 8 de enero de 2016 –Seve Demir, Pakize Nayır y Fatma Uyar fueron asesinadas por la policía turca este lunes. Continúa la ofensiva militar del régimen asesino de Erdogan contra el pueblo kurdo.

La diputada del Partido Democrático del Pueblo (HDP), Aycan Irmez, describió el asesinato de las tres activistas kurdas, junto con otra persona más aun no identificada, como una ejecución deliberada de las fuerzas represivas de Turquía.

Las tres eran reconocidas activistas políticas kurdas. Seve Demir era integrante del Parlamento por el Partido DBP, Pakize Nayır de la Asamblea del Pueblo de Silopi, y Fatma Uyar activista del Congreso de las mujeres (KJA).

El lunes por la noche fueron asesinadas junto a otra persona en el distrito de Silopi, cuando las fuerzas policiales abrieron fuego intenso durante horas sobre la población en el barrio de Karşıyaka en Silopi.

Miembros del HDP dijeron la policía no solo abrió fuego sobre la población, sino que bloqueó toda posibilidad de escape.

Según la diputada del HDP, Leyla Birlik, recibieron una llamada de parte de una de las víctimas: “Estamos heridos y sangrando, así que sacadnos de aquí”.

“Intentamos llegar hasta donde estaba ella, pero no pudimos. Después llamamos a emergencias, pero ellos tampoco ayudaron.”, aseguró otra testigo.

Aycan Irmez dijo que llamó personalmente al hospital estatal de Silopi, al Ministerio de salud y hasta la Asociación médica, pero que nadie respondió. Oficiales turcos le dijeron que nadie enviaría ambulancias a la zona debido a la “gente armada” que había allí. Desde el HDP denunciaron que el gobierno obstruyó la llegada de una ambulancia, argumentando que había disturbios en la zona.

“Sus caras estaban destrozadas”

Demir, Nayir y Uyar solo pudieron ser reconocidas -una vez que sus cuerpos llegaron al hospital- por su pelo, ya que sus caras estaban destrozadas, explicó Irmez.

“Todo esto sucede con el conocimiento del Estado. Nuestras amigas fueron ejecutadas y torturadas deliberadamente. Esto es una barbarie.”

Ofensiva militar contra el pueblo kurdo

La región de Silopi está bajo toque de queda desde el pasado 14 de diciembre, cuando el Estado turco intensificó su ofensiva militar sobre las regiones kurdas de Turquía.

En un artículo publicado en Izquierda Diario, Baran Serhad y Suphi Toprak, dan cuenta de la dimensión de esta ofensiva, así como la resistencia del pueblo kurdo:

En Farqin, Girge Amo, Nisebin, Cizire, Sur, Kerboran, la juventud kurda ha venido combatiendo en forma militante contra la ofensiva militar por meses. Con tanques, helicópteros de combate y diez mil miembros de fuerzas especiales de la policía y el ejército, el Estado turco ataca brutalmente al pueblo kurdo. Desde el 7 de julio de 2015 -día de elecciones donde el AKP de Erdogan no pudo formar gobierno- el estado de emergencia fue proclamado 54 veces, en 18 ciudades y distritos, por 175 días. En aquellas áreas mayormente afectadas por la guerra, no solo la energía eléctrica y el suministro de agua, sino también las líneas telefónicas y las conexiones de Internet fueron interrumpidas. El Estado turco eligió especialmente a los civiles kurdos como objetivos para debilitar el apoyo al movimiento de resistencia kurdo. Muchas casas fueron requisadas por la fuerza. Las instituciones públicas fueron destruidas. Alrededor de tres mil maestros fueron despedidos y sus escuelas fueron cerradas. Las fuerzas especiales turcas usaron las escuelas como bases militares. Los techos fueron ocupados por francotiradores. Se le ordenó a la gente dejar la región lo más pronto posible, lo que llevó a que decenas de miles huyeran. Cientos de personas, la mayoría de ellos civiles, fueron asesinados durante los últimos meses y el número se incrementa.

El asesinato de las tres activistas kurdas busca intimidar al conjunto de la población kurda y especialmente a la juventud, que es la que está a la vanguardia de la resistencia contra el régimen asesino de Erdogan.

Hace unos días Erdogan reafirmó su idea que no existe como tal “la cuestión kurda” en Turquía, sino tan solo un problema de “terrorismo”.

La UE, mientras se llena de la boca en defensa de la “libertad” y los “derechos humanos”, mantiene un silencio cómplice con los crímenes de Erdogan, aliado clave en la OTAN, y lo recompensa con 3.000 millones de Euros para que contenga a los refugiados sirios en su frontera.

Estos crímenes no deben quedar impunes, el repudio internacional y las movilizaciones en los países europeos en solidaridad con el pueblo kurdo, como la masiva movilización realizada hace unos días en Alemania, tienen que multiplicarse.


Ciclo Enero Noviolento

Domingo 3 de enero de 2016

Vivimos en un mundo violento. Sufrimos las consecuencias sociales y ambientales de un sistema económico capitalista basado en el crecimiento irresponsable. Sufrimos la ley mordaza, las reformas del código penal, las duras políticas de extranjería y fronteras, las respuestas de represión policial contra las protestas sociales… Estas formas de violencia, en el marco de una sociedad además, hetero-patriarcal y en plena crisis sistémica, nos hace desear el cambio hacia una Transición noviolenta. Cada martes de Enero, a partir del día 12 y también la jornada del sábado 30, ponemos la mirada en la violencia que ejerce el sistema y las diferentes alternativas no violentas que existen como protesta o acción contra la desigualdad e injusticia social.

CICLO ABIERTO Y GRATUITO, NECESARIA INSCRIPCIÓN RELLENANDO EL FORMULARIO AQUÍ.

“La violencia que naturalizamos”. Martes 12 de Enero, 19:00-21:00 h. Centro Vecinal del Pumarejo (Sevilla).

Indagación colectiva sobre los privilegios conscientes y no conscientes que oprimen y que se dan en las dinámicas de poder y de la violencia. Facilitan: Andreas Speak (Red Antimilitarista Noviolenta de Andalucía), Jorge Ollero (Federación Enlace), Checho Ferrera Ledesma (Palabra LAB), Paqui Bonachera (Red de Decrecimiento de Sevilla), Patricia Luque (Holonautas: Facilitación de grupos y Resolución de Conflictos).

“La Justicia Restaurativa como alternativa noviolenta al sistema penal actual” Martes 19 de Enero, 19:00-21:00 h. Centro Vecinal del Pumarejo Usando el Teatro Foro, veremos un caso de mediación penal, herramienta que permite que personas que han cometido y sufrido un delito se encuentren para decidir cómo reparar los daños causados​​, tanto a las personas como a las relaciones y al entorno. Facilita: Marta García, mediadora penal en Federación Enlace.

Presentación del libro “Manual para Campañas noviolentas”.Martes 26 de Enero 19:00–21:00 h. Centro Vecinal del Pumarejo. El cambio social no pasa porque sí; es el resultado del trabajo realizado por gente comprometida de todo el mundo que lucha por la justicia y la paz. Su trabajo tiene lugar en grupos o en células de activistas, en debates, en sesiones de entrenamiento, en reflexiones sobre experiencias anteriores, planificando, experimentando y aprendiendo de otras personas. Este manual es una colección de ideas y experiencias, que proceden de lo que la gente ha aprendido usando métodos noviolentos en muchos contextos diferentes. Facilita: Andreas Speck, unx de lxs iniciadorxs de la primera edición y contribuyente a la segunda edición.

Taller de Diseño de Campañas noviolentas. Sábado 30 de Enero, 10:00-14:00 y 16:00-20:00 h. Espacio Garapa. Desde fuera, el cambio social parece caótico, espontáneo u orgánico, acompañado de pocas razones o explicaciones. Pero las cosas no pasan “porque sí”. En realidad, detrás de muchas experiencias de movimientos sociales y cambios exitosas hay activistas con un alto grado de compromiso que vuelcan mucha de su energía en planificar y organizar, en construir poder desde la base, en calcular como ejercer presión para conseguir que tenga lugar el cambio que esperan.

En el taller vamos a explorar como diseñar estrategias y campanas noviolentas, utilizando una variedad de herramientas y dinámicas que nos pueden ayudar. Facilita: Andreas Speck, activista en Campañas noviolentas Te invitamos a traer tu almuerzo para seguir compartiendo al medio día como cierre de este Ciclo.

Más info en: holonautas.surcando@gmail.com

Inscripciones: AQUÍ


Manifiesto: Rechacemos de nuevo la guerra

Difundimos los apoyos al texto con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos
Jueves 10 de diciembre de 2015

Ante los sucesos de París y la guerra permanente del Capital, las organizaciones sociales, antimilitaristas y pacifistas firmantes manifestamos:

Los atentados de París forman parte de la guerra que el llamado Estado Islámico (EI, ISIS o Daesh) mantiene con los estados que integran junto a EE.UU la coalición armada que interviene militarmente en Oriente Próximo. Coalición que consideran la principal causa de los males que sufren.

Sentimos como propias todas las muertes de esta y de todas las guerras, y condenamos a todos sus protagonistas, occidentales y orientales, que anteponen la ambición económica o sus objetivos militares a la defensa de la vida, situándonos en evidente riesgo a la población civil inocente de una y otra parte del mundo. La guerra es un crimen contra la humanidad y cualquier vida humana vale lo mismo, sea de donde sea.

Asistimos al dramático punto y seguido de cuatro años de guerra de la dictadura de Assad y sus aliados (Rusia, Irán, Hezbollah) contra la población civil siria, que han causado la inmensa mayoría de las casi 200.000 muertes mediante bombardeos aéreos y armas químicas, de las decenas de miles de detenciones y torturas, y de los millones de personas desplazadas y refugiadas. Las potencias occidentales junto a otras mundiales y regionales (Israel, Turquía, las monarquías del Golfo, Irán, Rusia...), enemigos de cualquier proceso transformador, se han dedicado a contrarrestar la influencia del movimiento árabe laico, convirtiendo las revueltas árabes, esencialmente noviolentas, en guerras civiles de difícil salida abandonadas a su suerte.

EEUU, Gran Bretaña y Francia, principalmente, han dejado que el conflicto en Siria se pudriera, tras la brutal represión gubernamental, para justificar una intervención militar directa que les permita avanzar posiciones. Siria cuenta con un apreciable volumen de reservas de petróleo que ambicionan controlar así como las propias conducciones energéticas que pueden transitar por su territorio. Algo similar ocurre con el transporte ilegal del petróleo a través del territorio turco, consentido hasta ahora por la OTAN y por distintos servicios secretos, y con el que se ha estado financiando el EI.

Los estados «occidentales» son responsables directos, entre otras, de las guerras y ocupaciones de Afganistán, Iraq y Libia, y han detonado también las de Siria y Yemen. Territorios que han bombardeado y en los que han armado a grupos, como el que ahora atenta en Europa, para que actuasen de acuerdo a sus intereses, provocando sufrimiento y odio que, inevitablemente, se vuelve ahora contra todos nosotros y nosotras.

No confiamos en «las soluciones» de aquellos que crearon el problema. Quienes presentan más guerra como solución, tan sólo ocultan su ambición capitalista. Su objetivo no es otro que el control de los recursos energéticos y de las materias primas de una geografía, históricamente disputada, que pretenden repartirse. Además, incrementan así los beneficios de su industria de armamento amiga, cuya cotización en bolsa se ha disparado de nuevo nada más escuchar «los tambores de guerra» aliados.

NO A LA GUERRA

Mientras que para los de siempre, «los de arriba», la guerra produce más dividendos, a la gente «de abajo» sólo nos produce más recortes de libertades, más destrucción, más empobrecimiento, más dolor y más miedo, enfrentándonos, peligrosamente, a sociedades y culturas diversas que necesitamos convivir y apoyarnos mutuamente. La intensificación de la guerra no acabará con los atentados, traerá más sed de venganza, más tragedia.

No queremos seguir siendo vasallos, ni víctimas de las políticas criminales de los estados que nos convierten en objetivo militar. ¿Qué podemos esperar de quienes representan la raíz del problema y se atrincheran en la retórica belicista arrastrándonos interesadamente a más violencia y, en consecuencia, a más sufrimiento?

Es imprescindible y urgente la movilización ciudadana, una revolución democrática y noviolenta que consiga el autogobierno necesario para romper con las políticas practicadas por «nuestros» estados en todo el mundo árabe musulmán, tanto en el Norte de África como en Oriente Próximo, cuya única intención es rediseñar sus fronteras para beneficio de los lobbies de la industria militar y de la energía.

Hay alternativas a este (des)orden internacional interesado y violento: embargo de armas, prohibición de su venta, de la compra de petróleo de contrabando y de toda financiación a las partes en conflicto, exigencia de un alto al fuego y desmilitarización del territorio; promoción de la deserción y apoyo a quienes desertan, cuyo número crecerá a medida que cese el abono de los salarios a los combatientes por el ahogo financiero (se intenta ocultar que las filas del EI también se nutren en buena parte de militares de las anteriores guerras, así como gente forzada a combatir bajo amenaza de muerte o, en otros casos, atraída por esa «nueva vida» retribuida económicamente, y no necesariamente ideologizada en extremo); despliegue de personal mediador y de interposición que colabore en un proceso de diálogo y reconciliación; apoyo a la población y sectores sociales de Siria partidarios de salidas pacíficas, organizaciones civiles, feministas, pacifistas, humanitarias, de ayuda a las víctimas, etc, de Siria; acogida de toda la población refugiada y desplazada y apoyo a la reconstrucción (no especulativa) del país para favorecer el retorno con condiciones de vida dignas; persecución penal de los criminales de guerra...

El mismo sistema que recorta aquí nuestros derechos sociales básicos, que convierte en mercancía nuestras vidas es el que llama a la guerra. Defendamos una cultura de paz que luche contra la violencia estructural de un sistema basado en la explotación y en la desigualdad, mantenido a través del control social y los ejércitos.

La guerra empieza aquí y podemos pararla también aquí, luchando contra nuestro propio militarismo: la pertenencia a la OTAN, las bases militares, el gasto militar, la industria de armas, la (in)cultura de la violencia, las relaciones políticas exteriores basadas en el engaño, la dominación, y el expolio para mantener, entre otras cosas, una dependencia energética suicida de recursos no renovables,...

Frente a la avaricia sangrienta de «los mercados» llamamos a la no colaboración con la guerra, a la cooperación internacional por la desobediencia civil contra el terrorismo de los estados que amenazan la seguridad del planeta; llamamos a la lucha social para satisfacer las necesidades sociales, humanas y ecológicas.

Hagamos que nuestras vidas, y no nuestras muertes, acaben con esta nueva-vieja guerra.

Zaragoza, planeta Tierra, a 23 de noviembre de 2015.

15M Vizcaya AA-MOC Albacete Aldea Nómada Antimilitarista Asamblea de Andalucía Alternativa antimilitarista.MOC Las Palmas Asamblea Antimilitarista de Madrid Asociación de Vecinos Jerónima Zaporta de La Cartuja Baja Anticapitalistas Aragón Asociación Canaria de Economía Alternativa Colectivo de Investigación de Alternativas al Modelo Militar de Defensa Utopía Contagiosa Chunta Aragonesista Dones X Dones Catalunya Espazo Aberto Antimilitar Grupo de Axitación Social Grupo Antimilitarista de Carabanchel Grupo Antimilitarista Tortuga (Elx) KEM- MOC Bilbao Kolectivo Antimilitarista de Medellin Mambrú (Alternativa Antimilitarista. MOC) Mujeres de Negro contra la Guerra Madrid Plataforma contra la militarización de Albacete Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucia RANA Red canaria en defensa del sistema público de servicios sociales(REDESSCAN) Red de Economía Alternativa y Solidaria de Aragón Txiapasekin (Plataforma Vasca de Solidaridad con Chiapas)

Este 10 de diciembre, denunciamos el cinismo de los gobiernos que celebran el Día Internacional de los Derechos Humanos mientras preparan y alientan guerras.

¿Te sumas? Envía el apoyo de tu grupo a mambru[ARROBA]nodo50.org


Marcha a la base militar de Morón

Martes 24 de noviembre de 2015
JPEG - 16.8 KB

Más de un millar de personas han marchado este sábado a la base militar conjunta España-EEUU de Morón de la Frontera (Sevilla). Convocadas por la Plataforma Andaluza Contra las Bases Militares y la Guerra, que aglutina a más de una treintena de organizaciones andaluzas.


Antimilitaristas de toda Europa allanan la base del Retín durante las maniobras de la OTAN

Lunes 2 de noviembre de 2015

Activistas antimilitaristas de cinco países han allanado hoy el Campo de entrenamiento Sierra del Retín en Cádiz para denunciar las maniobras militares «Trident Juncture 2015» bajo el lema “La guerra empieza aquí, OTAN NO”.

Esta mañana antimilitaristas de la Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía, Alternativa Antimilitarista MOC, Ofog (Suecia), Trident Ploughshares (Reino Unido) y la Red Antimilitarista Europea han realizado una acción de desobediencia civil allanando las instalaciones militares del Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín en Cádiz. Cerca de una veintena de personas han traspasado las vallas del terreno militar, se han echado pintura roja para señalar uno de los puntos en los que se están dando estas maniobras Trident Juncture 2015 como símbolo de la muerte y destrucción en la que nos sumerge la OTAN y el sistema militar y han permanecido ocupando los terrenos militares hasta que los ha desalojado la Guardia Civil, que ha sacado a rastras a las activistas. Una docena de personas ha sido reprimida con gas pimienta. Han requisado las cámaras de vídeo y fotos y varios móviles. Han identificado a todas las activistas que han participado al allanamiento así como a las numerosas personas que apoyaban desde fuera.

JPEG - 28.3 KB

Así, estos grupos coordinados a nivel europeo se suman al «Llamamiento a la acción» en el que más de 70 grupos y organizaciones del Estado español y del resto de Europa han hecho público su rechazo a estas maniobras militares, las mayores de la OTAN desde el final de la Guerra Fría, que están movilizando desde el 21 de octubre a 36.000 militares, 4.000 vehículos y aeronaves de guerra en Italia, Portugal y, principalmente, en España, donde se han desplegado 20.000 efectivos (8.000 de ellos aportados por las propias FFAA españolas) y cientos de carros de combate.

“La guerra empieza aquí, parémosla aquí: ése es lema principal que enmarca estas acciones de protesta y resistencia civil a la barbarie”, aclaran los antimilitaristas.

JPEG - 49.2 KB

El conjunto de los grupos firmantes consideran que estas “supermaniobras” «incrementan la inseguridad del planeta y, particularmente, la nuestra, por situarnos como escenario principal de sus operaciones de guerra. Nos traen la guerra «a casa», nos convierten en colaboradores directos de la violencia de la OTAN, y, por tanto, en objetivo de guerra de sus oponentes, alientan el terrorismo, la división social, el racismo, el miedo…»

Y es que el ejercicio Trident Juncture está suponiendo la apropiación y el uso militar dominante de puertos, aeropuertos, líneas férreas y espacios naturales en Valencia, Bilbao, Zaragoza, Navarra, Albacete y varias zonas de Andalucía para llevar a cabo los entrenamientos de guerra que certificarán la capacidad ofensiva e intervencionista de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN y exhibirán su poder de destrucción.

En el caso de la Sierra del Retín, unas dos mil personas se han congregado además este sábado para desarrollar una marcha «pacífica», convocada por la Plataforma Ciudadana ’Recuperemos el Retín’, desde Barbate (Cádiz) hasta el Retín en señal de protesta contra las maniobras.

Para el conjunto de las organizaciones que apoyan el llamamiento «las maniobras Trident Juncture protegen exclusivamente a una minoría privilegiada, acrecientan el gasto militar mundial en detrimento de la inversión imprescindible en necesidades sociales y humanitarias, como combatir las consecuencias dramáticas de la crisis capitalista, frenar la degradación medioambiental, promover el comercio justo, la solidaridad económica o la cooperación para el desarrollo global del planeta.»

Según los grupos firmantes, ejemplos de estas políticas que priorizan la preparación de la Guerra son el hecho de que, solo en 2014 el gasto militar mundial fue de 1,8 billones de dólares, mientras que en 2016 el Estado Español consumirá 24.489,96 millones en la preparación de la guerra y en control social. Alternativa Antimilitarista.MOC llama la atención sobre el dato de que sólo con una décima parte de ese presupuesto militar y policial español, obtendríamos la cantidad con la que Acción contra el Hambre calcula que se podría acabar con la desnutrición infantil en todo el planeta. Mientras, por otro lado, el Estado español está entre los 7 mayores exportadores de armamento mundiales, y los miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU son los mayores exportadores de material bélico.” Según Alternativa Antimilitarista.MOC “estas políticas contribuyen a aumentar la tensión, la inseguridad y la escalada armamentística en el mundo, y nos abocan a nuevas guerras que producen nuevos ’enemigos’, que se utilizan como coartada para justificar más ejército y más militarismo, lo que cierra este círculo vicioso: Si quieres la paz, prepara la paz, no la guerra.”

Para el movimiento antimilitarista y noviolento “las consecuencias de estas políticas militaristas, tanto de los Estados del bloque de la OTAN, como de Rusia y sus aliados, son mucho más visibles para la opinión pública: la violación sistemática de derechos humanos, la destrucción y la persecución de la población civil, la violencia extrema hacia las mujeres, el expolio de los recursos, y el éxodo de millones de personas en lugares como Iraq, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania, entre otros territorios. Es necesario actuar consecuentemente sobre la terrible situación de las personas refugiadas: una política realmente humanitaria suspendería de inmediato estas maniobras e invertiría su presupuesto (cuya dimensión se mantiene en secreto) en ayuda al refugio de esta población que, precisamente, huye de la Guerra.”

“Tenemos que construir una cultura de paz basada en la cooperación, la justicia y la noviolencia, y no en la disuasión y la fuerza”. “Hay que cambiar el paradigma de la defensa y pasar de la seguridad entendida militarmente, que nos conduce una y otra vez a la guerra y la violencia, a la ’seguridad humana’ según la definió ya hace décadas el Plan de Naciones Unidas para el Desarrollo, que pone en el centro la defensa de los derechos de las personas y la naturaleza”. En este nuevo paradigma, “los ejércitos y la estructura militar son, en realidad, una amenaza más a esos derechos y deberían ser abolidos y desmantelados”, han declarado.


... | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | 45 | 50 | 55 |...