Portada del sitio > Alternativa Antimilitarista-MOC Sevilla

Alternativa Antimilitarista-MOC Sevilla

Una llamada a la acción: la 4ª Semana Internacional de Acción Contra la Militarización de la Juventud, del 20 al 26 de noviembre

Viernes 22 de septiembre de 2017

Este noviembre, activistas de todo el mundo van a actuar contra la militarización de la juventud en sus países, ciudades y pueblos.

Únete a nosotros esta semana con tus propias acciones no violentas y forma parte del movimiento global que se resiste al reclutamiento de las mentes y los cuerpos de la juventud a la violencia.

La Semana Internacional de Acción Contra la Militarización de la Juventud es un esfuerzo coordinado de acciones antimilitaristas por todo el mundo para concienciar a la población de las muchas maneras en que la violencia es promocionada a los jóvenes y da a conocer alternativas. La semana está coordinada por la Internacional de Resistentes a la Guerra.

En años anteriores, muchos activistas de todo el mundo participaban en la semana con sus acciones y eventos autónomos. Vimos acciones directas, charlas, talleres, vigilias y campañas en las redes sociales llevadas a cabo por los activistas contra el reclutamiento, objetores de conciencia, educadores por la paz y otros cuya motivación común era resistir la promoción de la violencia y la guerra a los jóvenes. Los eventos de años pasados, que puedes ver aquí, siguieron a la semana de acción llevada a cabo en 2015 y 2014 (link is external), y un día de acción llevado a cabo en 2013. Resistir el reclutamiento de las mentes y los cuerpos

Los militares, los grupos armados y otros que se benefician de la guerra siempre han encontrado formas de acceder a la juventud. Su objetivo no es solo reclutar los cuerpos, sino también reclutar las mentes para su causa militar. En algunos países, la militarización de la juventud es más aparente y evidente —jóvenes (principalmente, aunque no exclusivamente, hombres jóvenes) son forzados a unirse al ejército a través de la conscripción—. Esto también puede incluir el reclutamiento forzoso o el reclutamiento de niños.

En muchos otros lugares —incluidos aquellos donde la conscripción ha sido suspendida o abolida— los gobiernos, los comerciantes de armas y otros especuladores de la guerra tienen un gran interés en que el adoctrinamiento de los jóvenes sea positivo hacia las acciones militares.

Mientras continúen estos esfuerzos por reclutar a la juventud hacia la violencia, nuestras acciones para contrarrestar esta militarización necesitan crecer. En la semana de acción, contrarrestaremos esas muchas formas de reclutamiento que promocionan la violencia a los jóvenes y los captan para la guerra y otras causas militares. ¿Qué puedes hacer?

La Semana Internacional de Acción Contra la Militarización de la Juventud se basa en tus acciones locales y autónomas. Esta semana te puedes unir a nosotros de muchas maneras:

Acciones directas no violentas: Ejemplos de años anteriores incluyen protestas frente a los centros de reclutamiento militar y ferias de trabajo a las que asiste el ejército y protestas contra las ferias de armamento.

Seminarios, charlas, talleres, foros públicos o seminarios en la red: Informa al público sobre tu activismo, los asuntos clave en los que centrarse y anima a más gente a adoptar medidas contra la militarización.

Puestos de información: Establece un puesto de información en tu colegio, universidad o cualquier otro espacio público y circula prospectos y otras fuentes que informen al público sobre la militarización de la juventud y su resistencia. Contacta con nosotros a través de cmoy@wri-irg.org si necesitas recursos.

Proyecciones de películas: Puedes proyectar películas que cuentan historias de la militarización de la juventud y su resistencia.

Acción en la red: Publica en las redes sociales, comparte desde tu país o ciudad y difunde tu mensaje y resistencia.

Celebrar tu anterior trabajo: Si ya has estado llevando una campaña o ya has organizado una acción o evento contra la militarización de la juventud durante el año, ¡queremos celebrarlo contigo! Háblanos de tu trabajo y nosotros podemos publicarlo en nuestra página web antimili-youth.net, y en las redes sociales. ¡Difunde aún más tu trabajo y resistencia durante nuestra semana de acción!

Escribir para nuestra página web sobre la militarización de la juventud y/o su resistencia en tu país, informa a otros y ayúdanos a expandir nuestra solidaridad internacional.

¿No estás seguro de lo qué hacer? Ponte en contacto con nosotros y podemos comentar ideas contigo o ponerte en contacto con otros en tu país que ya están planeando algo.

Contacta con nosotros en cmoy@wri-irg.org con tus acciones y eventos o con cualquier otra pregunta que tengas.


La Objeción Fiscal al gasto militar paso a paso

Miércoles 26 de abril de 2017

Podemos y debemos negarnos a financiar el negocio de las guerras con nuestros impuestos. Os explicamos como se puede modificar el borrador con el programa PADRE (este año online en la web de la Agencia Tributaria) para indicar la cantidad que vamos a desviar hacia un proyecto alternativo.

Pulse este enlace para acceder a la presentación.

Más información de la campaña


La intervención en Siria no es la solución, ni las armas químicas la causa

Por Ecologistas en Acción
Lunes 2 de septiembre de 2013

Ecologistas en Acción señala que lo que está detrás de la probable intervención de EE UU y alguno de sus aliados en Siria no es el posible uso de armas químicas por el Gobierno de al-Assad, sino desembarazarse de un enemigo en la zona. El Gobierno baatherista es aliado de Irán, Hezbolá y, en menor medida, Rusia. Además, la solución al conflicto sirio dista de ser una intervención militar, lo que hacen falta son medidas de apaciguamiento.

La organización pacifista recuerda que la política de EE UU en la región desde el estallido de la Primavera Árabe ha sido contradictoria frente a las revueltas populares. Por un lado ha apoyado los intentos de derrocar los Gobiernos que no le eran funcionales (Libia, Siria). Por otro ha dado el visto bueno para que su principal aliado árabe (Arabia Saudí) ayudase a la represión de las revueltas en lugares como Barhein y Yemen, situación que además ha permanecido opaca a los grandes medios de comunicación. Finalmente, en países como Egipto ha financiado al ejército, que ha sido el brazo ejecutor último de la caída de Mubarak y, posteriormente, del Golpe de Estado. De este modo, el gigante americano en lo que no ha sido contradictorio ha sido en la defensa de sus intereses en esta región clave a través del apoyo a sus aliados y/o de la lucha contra quienes no le siguen políticamente.

Por otra parte el argumento del supuesto uso de armas químicas por parte del régimen sirio suena demasiado similar al de las armas de destrucción masiva usado para justificar el ataque a Irak una década atrás. La organización ecologista condena el uso y la tenencia de estas armas, pero no solo en Siria, sino también en EE UU y el Estado español. En el caso español el centro principal de almacenamiento y experimentación es el de La Marañosa (en la Comunidad de Madrid). Por su parte, EEUU usó municiones incendiarias con fósforo blanco y otras con uranio empobrecido en Irak, ambas pueden ser consideradas armas químicas.

Finalmente, está el argumento humanitario: la necesidad de parar una guerra fratricida. Ecologistas en Acción se suma a la urgencia de alcanzar este objetivo. Sin embargo discrepa en que la mejor forma de avanzar hacia una Siria en paz sea apoyando mediante un bombardeo aéreo a una de las partes en conflicto. En el mejor de los casos esa opción dejará un país dividido entre vencedores, vencidos y una mayoría de la población, especialmente mujeres, que serán víctimas de unos y otros.

Siembre que se llega a una situación de confrontación bélica desde los poderes establecidos se argumenta que la única salida es el uso de la violencia. Sin embargo antes se han dejado pasar años sin poner en marcha imprescindibles medidas preventivas como una educación y sanidad de calidad, una redistribución de la riqueza o un empoderamiento de la sociedad.

Incluso en las situaciones de guerra abierta todavía son posibles medidas pacíficas que permitan una salida menos cruenta al conflicto. Entre ellas hay algunas obvias como un embargo de armas, el despliegue de personal mediador y de interposición, el apoyo a los sectores sociales proclives a salidas pacíficas al conflicto o el desvío de la financiación desde las organizaciones contendientes a las que persiguen una Siria pacífica. En definitiva se trata de usar la misma lógica que empleamos en nuestra vida cotidiana en la que, ante una pelea, lo que hacemos es intentar separar a los contendientes.


¿Ayudar a los SIRIOS?

Por Utopía Contagiosa
Sábado 31 de agosto de 2013

Es un buen propósito. Un deseo loable. Ahora también un reclamo de la mas soez propaganda militarista para justificar una nueva intervención militar de la coalición “ad hoc” que EE.UU sea capaz de armar para intervenir militarmente en Siria y mejorar sus posiciones geoestratégicas.

¿Por qué un juicio tan rotundo?

Pues, sencillamente, porque las propuestas que están barajándose no hablan de otra cosa que de ataque militar y apoyo a la guerra, para que la gane el bando que interesa.

¿O se dice algo de cómo apoyar al millón de niños refugiados que ha huido del salvaje conflicto militar?, ¿O explica de qué modo se piensa apoyar a los dos millones de refugiados en países limítrofes que ha generado esta guerra? ¿O de cómo ayudar a las familias que han perdido a sus seres queridos? ¿O de cómo evitar que las partes en conflicto (las dos partes) ataquen a la población civil o la tomen como rehén?¿O de cómo reparar a las mujeres violadas, a las familias desplazadas, a las miles de personas a quienes han sumido en la pobreza y les han destrozado sus casas?¿Propone alguna medida para apoyar a los desertores de los ejércitos?, ¿Para evitar los juicios sumarísimos y la represión?

¿O se explica de qué modo se va a exigir responsabilidades a los que proporcionaron armas a los contendientes, a los que permiten que depositen dinero y bienes en bancos externos, a los que mantienen intereses y negocios con ellos?

¿Se propone algún tipo de medida para conseguir el alto el fuego, la desmilitarización de territorios, la reconciliación de las personas, la reconstrucción de medios de vida dignos para ellos, etc?

No, no se dice nada de eso.

Porque en realidad lo que se busca no es ayudar a los sirios, que seguirán siendo las víctimas perpetuas del conflicto lo gane quien lo gane, sino buscar una “solución” militar ventajosa a los propios intereses en el conflicto, que es algo bien distinto.

Desde nuestro punto de vista la ayuda a los sirios que pueda dar la comunidad internacional discurre por otros derroteros:

Es la ayuda a sus organizaciones civiles, de mujeres, pacifistas, humanitarias, de ayuda a las víctimas, etc. de Siria; la ayuda a los refugiados y desplazados; la ayuda a los desertores de la guerra y a todos los que quieren salir del conflcito.

Es la ayuda a desmilitarizar el conflicto y a desarmarlo, a desinventar la guerra.

Es la presión para que haya inversiones del “primer mundo” en justicia social en la región.

Es la lucha contra la violencia estructural.

Es la presión desde aquí a nuestros gobernantes de aquí para que éstos no se presten a vender armas a los contendientes, para que ejerzan una diplomacia distinta, para que destinen fondos a la paz…

Es la lucha contra nuestro propio militarismo: gasto militar, industrias de armas, cultura violenta, diplomacia basada en la dominación, etc. Ayudamos a los sirios ahora, o a cualquier otro lugar más tarde, luchando contra nuestro propio militarismo y contra las industrias que lo sustentan, no promoviendo la cronificación de la guerra como medio de abordar los conflictos.

No seamos ingenuos. Apoyando la intervención militar no apoyamos a los sirios, apoyamos la cronificación de la guerra y el mayor sufrimiento de los sirios.

Más información:

- A escasas horas del bombardeo sobre Siria, Obama prostituye la figura de M. L. King: «I have a war dream».

- La nueva guerra de Obama.

- ¿España, además de El Assad, tiene armas químicas?


Nuevas ventas y subastas del Instituto de la Vivienda, Infraestructuras y Equipamientos de la Defensa para cubrir mil millones de euros en pagos a la industria militar

En Sevilla se encuentra el cuartel de Intendencia y ‘Los Berenjenales’.
Miércoles 12 de junio de 2013

Fuentes: ECD y Utopía Contagiosa

En torno a los 8 millones de euros quieren sacar por el cuartel de Intendencia en Sevilla.

Como hemos anunciado en otras ocasiones, Defensa utiliza el Instituto de la Vivienda, Infraestructuras y Equipamientos de la Defensa para enajenar parte de su amplísimo patrimonio y pagar con ello los mil millones que este año tiene comprometidos con las industrias militares como pago de los Programas Especiales de Armamentos.

En concreto saca a la venta por adjudicación directa o por subasta más de quinientas propiedades, incluidos parte de los inmuebles de la “operación campamento” que el gobierno le ha devuelto después de rescindir el convenio con otras administraciones de este proyecto.

Con este nuevo pelotazo espera recibir más de mil millones de euros que no pasarán a la hacienda pública para cubrir gastos sociales, sino al bolsillo de los vendedores de armas para seguir con su industria de muerte.

El desvelo por el gasto militar contrasta, como vemos, con el desprecio por las necesidades sociales.

¿No necesita viviendas la sociedad? ¿No necesitamos infraestructuras sociales? ¿Por qué no se usa este patrimonio para solucionar los problemas de la gente común, y no para satisfacer las exigencias del militarismo rampante y peleón?


Campaña de Objeción Fiscal a los gastos militares

Desarma tus impuestos no pagues el gasto militar
Jueves 9 de mayo de 2013

Hace unos años los insumisos demostraron que es posible resistir mediante la acción noviolenta a las imposiciones de los militares. Con su desobediencia civil activa lograron vencer al ejército y el servicio militar obligatorio tuvo que desaparecer. Pero el servicio militar Fiscal obligatorio permanece. Todavía se nos obliga a contribuir con nuestros impuestos al sostenimiento de esas inmensas máquinas de destrucción y muerte que son los ejércitos. Hay que ser consciente de la responsabilidad que tenemos y, en virtud de ella, resistirse a la idea de que las cosas son así y que no podemos hacer nada para cambiarlas.

Desde hace ya 30 años hay una propuesta de acción noviolenta contra el gasto militar. Se trata de la objeción fiscal y consiste en poner en práctica otra estrategia de resistencia civil: la no colaboración con el estado en el gasto militar a la hora de pagar nuestros impuestos.


Campaña de Objeción Fiscal 2013

Desobedece a las guerras en tu declaración de la Renta
Miércoles 1ro de mayo de 2013

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...